RCD
La violencia sexual en Kenia
  • Rivista Scientifica ANVUR
  • . - Liv. (ris. W - H)
ISCRIVITI (leggi qui)
Pubbl. Gio, 10 Mar 2016

La violencia sexual en Kenia

Modifica pagina

autore Loredana Vega


La violencia sexual es un crimen que existe en todas las naciones y en cada una tiene una pena diferente. Kenia pero parece ser el país con mas casos de violencia y con pocas soluciones.


Índice: 1. Introducción 2. La violencia en la historia 3. Asociaciones en Kenia 4. El caso mas grave y la condena "a cortar el prado"

1. Introducción

Todos los días, en Kenia, hay nuevos casos de violencia sexual, casos que ninguno tiene en consideración. Kenia es un país patriarcal con estigmatización de las mujeres, la sociedad guarda el ideal de la castidad hasta la boda y el sexo es aun un tabú. Por eso, es difícil por las mujeres y las niñas que han pasado violencias, hablar abiertamente con la familia, con los amigos y con la policía la cual, no ofrece asistencia.

La violencia es un acto lamentable que es causa de tormentos mentales y, aunque sea un acto que dure algunos minutos o algunas horas y se pueda sanar físicamente, las victimas tendrán cicatrices psicológicas de lo que han pasado por el resto de sus vida. Todavía, a pesar de la inhumanidad de este acto, en Kenia es un crimen que sigue creciendo.

De reciente se ha ido agravando la violencia de grupo, en particular contra las chicas. Todo eso pasa porque no hay control por parte de la policía y, entonces, los chicos caminan por las esquinas donde las victimas mas fáciles son las chicas (1).

La situación es parecida en otras naciones. En centros como New Delhi, las violencias de grupo son títulos nacionales cada semana. En Sudáfrica, medio millón de personas son victimas de ese crimen cada año. Los dados indican que la policía en Kenia no agarra seriamente y profesionalmente esos crímenes. Las condenas previstas no son fuertes, puesto que el culpable está obligado a hacer tareas publicas o no viene detenido para nada. Por lo tanto, ¿ puede una tarea publica ser la justa consecuencia para una violencia?

Generalmente, cuando el culpable no es detenido, las victimas tienen miedo de hablar y de ser asaltadas de nuevo, sienten vergüenza y culpa, tienen sus historias por si mismas sin decir nada a nadie.  No importa que no tienen culpa, ellas sentirán mucha vergüenza para poder hacer nuevas experiencias.

El estupro puede ser el delito de una vez en la vida de un hombre o algo habitual por una persona con patologías. Algunos pueden llevar la violencia a la extrema  perversión hasta devenir asesinos seriales. Por eso, el estupro , y también lo de grupo, puede ser considerado como un deporte por algunos estudiantes de la universidad de alta liga, atletas o también líder de suceso.

2. La violencia en la historia

Para explicar el fenómeno de la violencia podemos empezar desde su origen. La violencia empezó con los esclavos africanos, violados por los negociantes de esclavos, dejando huellas en la psique de los Americanos (2). Desde siempre existe el estupro contra las mujeres o las personas mas débiles y, entonces en minoría. Hay algunos ejemplos de violencia como lo contras las mujeres chinas por los soldados japoneses, lo de las mujeres judías por los nazi u otros reciente, relativos a las mujeres musulmanas en Bosnia, aficionadas sexualmente por los “Cristianos” serbos. “Cada guerra que ha pasado hasta ahora ha sido acompañada por violencias en amplia escala”, según la escritora de National Sarah Elderkin.(3)

Aunque exista el estupro contra los hombres, por ejemplo lo que pasa en las cárceles, generalmente la violencia es una agresión cometida por los hombres contra las mujeres. Hay muchos debates por lo que concierne los motivos de la dominación y la lujuria del hombre en ese acto. Muchas feministas sostienen que la violencia no tiene nada que ver con el acto en sí mismo, sino está relacionado con el poder. La violencia sexual es vista, pues, como la dominación del hombre en una sociedad que devalúa su fuerza( Sarah Elderkin) en la vida de todos los días, al contrario, exalta la violencia en el atlética y en las películas. Sin embargo, muchos hombres sienten la necesidad de demostrar sus superioridades físicas y sus posiciones de poder sobre otras personas.

La condición de la mujer en la sociedad contemporánea se ha ido degenerando significativamente, de manera que, como dice Margaret Werelas mujeres ya no son seguras. No importa que tienen 6,16,36 o 66 años. Lo que importa es que son mujeres y entonces una presa para los violadores. Los casos de violencia y violación han ido creciendo […]; peor es que, en Kenia, los violadores no tienen que esperar por las tardas horas o en lugares abandonados, puesto que, ellos, actúan también durante el día”. (4)

3. Asociaciones en Kenia

Caso importante en Kenia, en particular en Nairobi, ha sido una violencia cometida contra una chica, cambiándole su vida para siempre. Este caso ha devenido un ejemplo positivo para la vida de las otras mujeres.

Kanja, eso el nombre de la mujer, en 2002 ha sido violentada con un arma de fuego en la frente y cuando ella intentó resistir, le fue dicho que debía elegir si quería vivir o morir (5). Después del hecho, se fue a la policía que no la creyeron dado que, en Kenia, la violencia es culturalmente tolerada. Una cultura, la keniana,  a la que resulta difícil gestionar la violencia en la justa manera en cuanto está prohibido discutir en modo abierto sobre la sexualidad. La policía ha clasificado el accidente no como violencia sexual sino como robo con violencia.

Todo eso es un gran problema en Kenia. Una investigación nacional ha afirmado que el 32% de las chicas sube una violencia antes de devenir adultas. (6)

Hasta el 2002, no existían programas de soporte psicológico y, entonces, las victimas no tenían posibilidades de reacción, deviniendo introvertidas en depresión o utilizando alcohol para seguir adelante. En 2005 Kanja, después de un periodo de ayuda, decidió fundar la Wangu Kanja Foundation(7), usando su experiencia para ayudar las mujeres, las chicas y los hombres que han sido victimas de violencia, recibiendo comprensión y soporte medico, psicológico y legal. Con esa asociación, Kanja ha creado un lugar seguro para poder dar a esas mujeres un espacio donde puedan ser libres de hablar de sus experiencias sin ningún juicio. “Estoy intentando devolver la violencia un problema social en Kenia, así que se aprenda que lleva consecuencias para todos[....]. Kenia es un país patriarcal y entonces es importante hacer posible que las mujeres sean independientes financieramente y puedan reducir sus vulnerabilidades”. (8)

De todas formas, algo parecido ha pasado en Nairobi también, donde Charlotte Campbell-Stephen, una voluntaria australiana que se fue en la ciudad para poder trabajar con asociaciones que ayudan a los niños. En 2006 Charlotte subió violencia para 8 horas consecutivas por parte una banda. Recordando los detalles del episodio, los contó inmediatamente a la policía. En 2015, la voluntaria ha lanzado un documental llamado “I will not be silenced”, en ocasión de los Human Rights and Film Festival de Melbourne.

Fue dicho a Charlotte que no hay posibilidad de vencer casos de estupro en Kenia, que los jueces son tan centrados en su cultura patriarcal al punto de silenciar las victimas. Campbell-Stephen decidió seguir en su intento y logró llevar su atormentadores a la Corte, enfrentando el sistema que contribuye a cortar el poder a las mujeres en Kenia. “I will not be silenced” no es solo un documental del caso llevado a la corte, sino coge las historias de las mujeres que han ganado fuerza para enfrentar sus torturadores gracias al testimonio de Charlotte.

Un punto que se opone a la poca asistencia en este país es el siguiente: la corrupción del sistema legal. (9). La voluntaria australiana ha pasado los últimos siete años luchando para sus derechos, y los de las otras victimas. No es posible contactar un abogado y luego le dejan uno perteneciente al estado para cada caso (10).

En los primeros años del proceso, Charlotte enfrentó sus torturadores y cuando por fin le fue dado un abogado para defenderse, su carpeta con todas las declaraciones ha sido robada y pues manipulada, poniendo así Charlotte a deber exponer otra vez sus declaraciones.

Sus atormentadores han sido sueltos de todas las imputaciones pero condenados para robo: tipología de crimen que es, diferentemente del estupro, un crimen serio e importante y que, puede ser castigado con condena perpetua. Lo que incentivó Charlotte a continuar su batalla ha sido el hecho que sus atormentadores nunca manifestaron remarse para sus actos.

A lado de Charlotte estaban las mujeres de Nairobi, inspiradas por la fuerza que ha tenido y Kinuya, el poli que por primero había seguido su caso en 2006 y que entendió la severidad de ese problema, buscando la fuerza para luchar contra el sistema y darle ayuda.

El caso de Charlotte ha sido la primera audición pública sobre un caso de estupro en Kenia. El objetivo que Charlotte quería alcanzar era hacer entender lo que pasa con las victimas de violencia, como vienen tratadas y, en fin, lo intentó.

Han pasado siete años para que se realizasen estos cambios y por lo que he pasado. Las otras mujeres no habrán que enfrentar lo que pasé yo y, si va a pasar, habrá protestas”, eso fue lo que dijo Charlotte en una entrevista. (11)

4. El caso mas grave y la condena "a cortar el prado"

El caso que ha sido objeto de un amplio debate, pasó en Kenia a una chica de 16 años , que regresando del entierro de su abuelo, ha sido estuprada para 6 chicos que ,después del estupro, la golpearon y la sacaron en una letrina profunda 4 metros, dejándola a su destino. Cuando los padres por fin la encontraron se fueron a la policía y solo para tres de ellos la condena fue a cortar el prado de la comisaria de policía. Esta condena dejó todos muy perplejos y amargados, dada la consecuencia que ha pasado Liz a su columna vertebral.

Una mujer etíope, Nebila Abdulmelik, que trabaja por los derechos de las mujeres, ha dirigido una petición en Avaaz – una comunidad online de peticiones mundiales – que llevó su resultados en cuanto ha hecho presión al gobierno keniano. Las palabras del director de ese sitio, Sam Barratt: "No se han callado ni un segundo. Todo empezó con una petición que siguió con muchas manifestaciones en las calles y eso permitió la reunión de fondos para poder pagar un abogado capaz de mandar en la cárcel esas personas malvadas."

Kimberly Brown, que ha llevado ese caso a la Corte, está maravillada por la gana de hacer del nuevo Jefe de Justicia y dice, "Este problema no es solo de Kenia o de África, es un problema de todo el mundo. Historias como la de Liz inspiran a muchas personas en cambiar idea y  tolerancia sobre la violencia." (12).

De todas formas esa violencia dejó Liz con heridas graves por las cuales  empleó un año para recobrarlas , subiendo muchas operaciones a la espina dorsal. Aunque ahora ya no esté en una silla de rueda, esto no significa que su calvario se ha acabado. No obstante Liz ha sido una de las 20 mujeres y chicas que delataron el estupro en Kenia, no se siente una persona valiente. Ella y su familia fueron amenazadas. Ella siguió luchando y, por tres de sus atormentadores, ya condenados a cortar el prado, obtuve una condena a quince años de cárcel.

Ahora Liz espera que los otros chicos obtengan la misma condena.

De todas formas, así como explica Njeri Rugene, la periodista que por primero habló del hecho en el Daily Nation, "Avaaz, con esa petición hizo presión para un cambio de las reglas y, poniendo el atención internacional (casi dos millones de personas han firmado la petición)sobre esta problemática, las autoridades empezaron a actuar"(13).

Notas

(1) Rape culture in Kenya - Link

(2) The effects of slavery and torture on an American Slave - Link

(3) Rape In Kenya - Link

(4) Rape In Kenya - Link

(5) Seual Violence in Kenya:"To the police, rape wasn't a crime" - Link

(6) National survey - Link

(7) Wangu Kanya Foundation - Link

(8) Sexual violence in Kenya: 'To the police, rape wasn’t a crime'  - Link

(9) Criminal justice system response to the problem of corruption in Kenya - Link

(10) “I will not be silenced” : fight for justice that gave Kenyan rape victims a voice - Link

(11) “I will not be silenced” : fight for justice that gave Kenyan rape victims a voice - Link

(12) Teenage victim in landmark Kenya rape case forced to leave village after threats – Link

(13) Teenage victim in landmark Kenya rape case forced to leave village after threats - Link